Para avanzar una tiene que dejar atrás el lugar en el que se encuentra y moverse hacia adelante.

Si el desplazamiento ya se ha hecho antes, digamos que más que un avance, es un movimiento espacial.

Sin embargo, si nunca hemos dado ese paso nos encontraremos, antes o después, con un limite psicológico.

Y ese punto es tan interesante…

Si llegados ese punto en el que detonan todas nuestras resistencias y miedos biológicos, seguimos manteniendo la decisión de avanzar
-porque seamos sinceros, la mayoría cambia de opinión o incluso estructura sus vidas para nunca encontrarse con ese límite-
entonces empezamos un viaje transformador sin vuelta atrás.

Y ese punto es tan interesante…

QueridEs, una no quiere romperse porque le dijeron que romperse era malo y le contaron un cuento de mentiras a cerca de la seguridad y los supuestos peligros de la vida y bulls shits varias

Sin embargo el juego va de otra cosa,
o al menos en mi caso;
aqui una viene a romperse todo el rato,
a moverse, a implosionar, a desmentir las condiciones, a morirse y despedirse….

Por eso aspiras a lo que aspiras,
que aunque no te enteres
es explotar de amor.
Y para eso, queridEs, una tiene que romperse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.