¿Por qué iba a relacionarme con seres que me miran con desconfianza, que ven en mí comportamientos mezquinos, egoístas, violentos o despectivos?

¿Para qué?
Me pregunto

¿Qué podría yo sacar de personas que me ven, en mayor o menor medida, de esa forma?

Y solo se me ocurre una cosa:
Poder ocupar yo el lugar de ‘culpable’.

El lugar de la que duda de si misma. De la que no está convencida de si hace o no bien las cosas.

Sí, pienso que solo podría tener personas que ven eso en mí si yo, de alguna manera, necesitara ese tipo de maltrato, esa corrección que me aleja de la dignidad. Del derecho que me corresponde para ser como me salga de las pelotas sin ser cuestionada o castigada por ello.

¿Pero saben?
Ya no.
Ya no voy a necesitarlas más.
Ya no me van a hacer falta.

Porque me estoy perdonando.
Porque me estoy bienmirando.

Gracias igualmente ❤

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.