Bibiana Monje Logo

Anoche soñé con Karol G

Anoche soñé con Karol G

(sí, el mujerón del reggaetón)

y yo trataba constantemente 

de convertirme en su hombre.

¡Se imaginan qué imposible! 😳

Me desperté y un agüero de gusano

me llevó directa a mi adolescencia

donde esa misma sensación

me vivió durante años.

Qué dolor, joder.

Miren, cuando yo era pequeña quería ser un chico,

no porque sintiera que lo era

o porque no me gustara ser mujer,

al contrario,

una parte de mí sabía que ser mujer

venía con ventaja y superpoderes,

pero tenía la sensación de que ser un chico

lo haría todo más fácil.

Esta realidad se sumó a otras más profundas y sutiles que también estaban pasando:

Lo femenino en mi casa estaba roto y devastado,

(bueno, en mi casa y en la de casi todxs)

se necesitaba un sostén,

una energía masculina equilibrada

que no fomentara inconscientemente

ese patrón de humillación y desprecio por lo femenino.

Ese que aún hoy en día 

muchxs siguen viviendo como «lo normal».

Así es que algo en mí decidió

(por supervivencia)

encarnar (sin referencias) 

la polaridad que alli faltaba

y de esa forma conseguir atención y aceptación, 

aliviando de paso

mi angustiosa sensación de ser un estorbo

(nací en un núcleo al que le quedó grande mi llegada).

Así que fui generando un sistema ambigüo y camaleónico de último modelo

que me permitió convertirme (o eso creía yo)

en lo que el otro parecía necesitar en cada momento.

Y fue un match durante un tiempo (primero con mi familia y luego con mis amigxs y amantes) y le dio un sentido a mi existencia,

sobreviví gracias eso,

pues conseguí tener momentos intermitentes de conexión.

Esto me trajo anoche la Bichota,

(alegoría de mi potencial femenino)

el recuerdo de ese desplazamiento absoluto de quien soy en nombre de unas migajas de amor.

¿Se imaginan a este mujerón negando sus caderas para tratar de convertirse en Arnold Schwarzenegger ?

Pues algo de esa comedia surrealista tiene mi historia.

Gracias, hoy sé que nunca seduje a nadie desde donde creí hacerlo, siempre fue mi sombra, la fuerza arrolladora de lo femenino quien nos mantenía a tosas flote 🔥

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *